domingo, 28 de agosto de 2011

Palabras mejores que el silencio...

Paris, 12 de enero de 1980

Querido Onetti:

Una vez más encontré todo ahí, todo lo que te hace diferente y único entre nosotros. La gran maravilla es que el reencuentro no supone la menor reiteración ni la menor monotonía. Parecería casi imposible después de la saturación que dejan en la memoria tus libros anteriores, pero es así: todo es otra vez nuevo bajo el sol, mal que le pese al viejo Eclesiastés.
Con poco escritores me ocurre eso. Los leo hasta un punto dado y después pienso, "muchachos, sigan solos, yo me corto en la esquina". Con los años, prefiero autores nuevos, probar otras marcas de whisky. Y ... pasa que tu novela [*] es eso, siempre whisky pero con un sabor que es el mismo y diferente. Pasa que una vez más has escrito un gran libro, y lo que parecía irrepetible se repite sin repetirse, si me perdonás esta jerga que busca abrirse paso y se enreda un poco.

Medina, carajo. Qué tipo sos, Onetti. En fin, tu libro lo voy a caminar mucho por las calles de Paris (ojalá, alguna vez, de Buenos Aires).

Un abrazo,

Julio



15 comentarios:

  1. Pucha, me emocioné. Dos tipos con los que hubiera querido conversar. Tengo una entrada en mi blog, una de las primeras, titulada "Apuntes para fundar una necrópolis", un proyecto trunco por falta de otros viajes, donde le dejé una ofrenda a Julio, allá en Montparnasse, mientras Baudelaire se quejaba de la horripilante escultura que lleva su nombre y que encima la pusieron en el muro opuesto a la tumba (colectiva) donde yacen sus restos. Pero esto último no está allí, será alguna vez, creo. Besos y gracias otra vez.

    ResponderEliminar
  2. Encontré este blog a través de Toro Salvaje. Es muy interesante. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Comprenderá que de saturaciones onettianas empiezo a entender algo. Buena comparación la del whisky. Ya que la adicción es inevitable, a uno no le queda otra que esperar que no queden demasiadas secuelas...

    ResponderEliminar
  4. Bien mirado, cada instante es el primero y el último.
    Gracias por tus encantadoras visitas.

    ResponderEliminar
  5. IMPONENTE!!!!!!!!!!!
    PARECE MENTIRA TANTA CONEXIÓN QUE NI IMAGINÁBAMOS.
    QUE DIRÍAN AQUELLAS CALLES DE PARÍS SI HABLARAN
    DE QUE CHARLARÍAN ONETTI Y CORTÁZAR SI HOY ESTUVIERAN AQUÍ

    ResponderEliminar
  6. Gracias por la ventanita a sus vidas.

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Gracias, Rossina. Vos repartís belleza y no odiás las verdades de los demás. Juan y Julio te hubiesen querido mucho. Sé por qué te lo digo. Hugo

    ResponderEliminar
  8. Hola Rosi, Como va la vida, me maravillan tus post, en este caso me gustó
    tanto que lo voy a postear en facebook porque me gustó
    mucho. Y siempre le reenvio a todos mis amigos, es más tengo un amigo
    en París al que siempre se los mando y siempre los espera porque también le gustan.
    Te mando un abrazo y espero que estes bien..
    Caro

    ResponderEliminar
  9. muero de emoción...no conocía esa carta de julio

    mil gracias, rossina*

    ResponderEliminar
  10. Qué grandes! Y si, es cierto lo que dice Cortázar: "Medina, carajo". Qué personaje ese de Onetti, fantástico. Creo que de todos lo que hizo, es lo más cercano a un oxímoron.

    Un saludo, tincho

    pd: pasé y dejé comentario! no se me queje ahora!

    ResponderEliminar
  11. esas ansias por volver a buenos aires.

    ResponderEliminar